Blog / La importancia de hidratarse
22 marzo, 2016
La importancia de hidratarse

  Después de las vacaciones volvemos a nuestras rutinas y uno de nuestros primeros propósitos al empezar el nuevo curso es mantenernos en forma para evitar recuperar esos quilos que tanto nos costó adelgazar antes del verano. No hay ni que decir que el “running” se ha puesto de moda. Se ha convertido en algo […]

My dose of positivity. Cheerful delighted beautiful woman holding glass and drinking water while smiling 

Después de las vacaciones volvemos a nuestras rutinas y uno de nuestros primeros propósitos al empezar el nuevo curso es mantenernos en forma para evitar recuperar esos quilos que tanto nos costó adelgazar antes del verano.

No hay ni que decir que el “running” se ha puesto de moda. Se ha convertido en algo más que cotidiano ver por las tardes a gente corriendo por la calle. Algo que, además de saludable, sale mucho más rentable a nuestro bolsillo que las subscripciones al gimnasio.

Pero hay algo que tenemos que tener en cuenta y que no debemos olvidar, tanto si hacemos “running” como si realizamos cualquier otro ejercicio. Hablamos de la hidratación.

Cuando corremos o realizamos cualquier otra actividad física de forma aeróbica y prolongada, el cuerpo quema muchísima energía y ésta es liberada en forma de calor en el músculo. Para evitar que la temperatura en el músculo aumente demasiado el organismo activa el mecanismo de la sudoración. A través de este mecanismo el sudor sale por los poros a la piel y su evaporación favorece el enfriamiento de nuestro cuerpo.

Este proceso conlleva una gran pérdida de agua que, de no reponerla correctamente, puede acarrear una bajada en el rendimiento y malas sensaciones durante el ejercicio e incluso, en condiciones extremas, puede derivar en problemas graves.

Algunos de los síntomas que nos alertan que estamos sufriendo deshidratación son:

–       Sed

–       Disminución del rendimiento

–       Fatiga

–       Náuseas o vómitos

–       Dolor de cabeza

–       Calambres musculares

–       Mareos

–       Golpes de calor

El síntoma más común es la sed, que es un mecanismo para regular el nivel de agua en el organismo. Pero según el Observatorio de Hidratación y Salud no debemos esperar a tener sed para beber agua, ya que es un mecanismo tardío que nos indica que estamos comenzando a deshidratarnos. Una de las situaciones de riesgo de deshidratación se produce por la disminución de sensación de sed. Es decir, que al producirse grandes pérdidas de líquido durante la actividad física, la ingesta de una pequeña cantidad puede hacer que la sensación de sed desaparezca, lo que no quiere decir que hayamos alcanzado una correcta hidratación. Por eso debemos hidratarnos bien antes, durante y después de realizar la actividad física. Los expertos recomiendan ingerir más de 2,5 litros de agua al día, además de infusiones, zumos, caldos, lácteos…

Para saber si estamos o no bien hidratados conviene observar el color de nuestra orina. Si el color es claro quiere decir que estamos correctamente hidratados, en cambio si el color es oscuro es señal de que necesitamos ingerir más agua.

Si el ejercicio se prolonga durante más de 45 minutos de forma continuada, deberemos complementar la ingesta de agua con la de bebidas deportivas o isotónicas que contienen azúcares y sales minerales, que además de reponer el agua perdida, ayudan en la reposición de los electrolitos perdidos en el sudor y aportan energía, con lo que conseguiremos retrasar la fatiga y mejorar el rendimiento.

Debemos tener en cuenta que las condiciones climatológicas también afectan a la sudoración. La pérdida de agua aumenta con temperaturas altas y ambientes con mucha humedad, por lo tanto debemos hidratarnos mejor si realizamos ejercicio bajo estas condiciones.

¡Ah! Y cuidado con el exceso de agua, también es peligroso. Al igual que una escasa hidratación conlleva problemas, un exceso también puede tener consecuencias negativas. Provoca síntomas negativos como disminución del rendimiento, fatiga, náuseas, dolor de cabeza, calambres musculares y mareos, además de obligarte a parar durante el entrenamiento o la competición para “evacuar”, ya que el cuerpo no está acostumbrado a acumular tal exceso de líquido.

No olvidemos que cada persona es diferente y no todos tenemos el mismo grado de sudoración y la misma facilidad para asimilar una cierta bebida o alimento. Por lo que es importante conocernos bien a nosotros mismos para saber cuándo y cuánto necesitamos beber para mejorar el rendimiento.

Categorías

Últimas entradas

Síguenos en

Etiqueta

Articulos relacionados

Blog Cuídate - 3 febrero, 2016
Acabamos de decir adiós al 2013 y hola al 2014. Y, como todos los años, este es el momento...
Blog Los más peques - 22 marzo, 2016
  Practicar deporte es una actividad beneficiosa para la salud desde edades bien tempranas. Cuando llega el calor, uno...
abdominales hipopresivos
Blog Muévete - 7 febrero, 2017
Seguro que en los últimos tiempos habéis oído hablar frecuentemente de los abdominales hipopresivos, especialmente cuando se trata de...