Blog / Por qué incluir los frutos secos en la dieta
7 septiembre, 2017
Por qué incluir los frutos secos en la dieta

Durante años, el temor popular a comer frutos secos ha estado latente y se ha transmitido de padres a hijos. Tanto es así, que el consumo de frutos secos en los países mediterráneos es de unos 6 gramos por persona al día. Sin embargo, varios estudios recientes desmienten el papel de los frutos secos en […]

nueces

Durante años, el temor popular a comer frutos secos ha estado latente y se ha transmitido de padres a hijos. Tanto es así, que el consumo de frutos secos en los países mediterráneos es de unos 6 gramos por persona al día. Sin embargo, varios estudios recientes desmienten el papel de los frutos secos en el aumento de peso.

Los frutos secos son alimentos muy nutritivos. Aportan grasas cardiovasculares necesarias, proteínas, fibra, vitaminas, minerales, antioxidantes y muy pocos hidratos de carbono. Su perfil nutricional hace que sean muy beneficiosos para nuestra salud. De hecho, varios expertos aseguran que las dietas que incluyen frutos secos ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares por su poder hipocolesterolemiante y antiinflamatorio.

Y a las pruebas nos remitimos. En 2007, el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer (WCRF) aseguró que incluir los frutos secos a una dieta habitual no contribuye al aumento de peso. En 2012, tres investigadores de la universidad de Hohenheim (Stuttgart), afirmaban en la revista Nutrition que tanto los estudios epidemiológicos como los ensayos controlados disponibles “apoyan que la inclusión de frutos secos en la dieta no provoca un aumento de peso, a pesar de incrementar la ingesta calórica total”. En 2013, en la revista American Journal of Clinical Nutrition sacaban estas conclusiones: “Las dietas ricas en frutos secos, comparadas con diferentes dietas de control, no aumentan el peso corporal, el índice de masa corporal o la circunferencia de la cintura. Nuestros hallazgos apoyan la inclusión de frutos secos en dietas saludables para la prevención cardiovascular”.

Ahora que tenemos las pruebas, seguro que os preguntáis por qué debido a la gran cantidad de calorías que contienen no se asocian con el aumento de peso. Pues bien, existen diferentes hipótesis:

1. Su digestión requiere mucha inversión de energía por parte de nuestro sistema digestivo.

2. La combinación de grasas insaturadas – proteína vegetal – aumenta el gasto energético en reposo.

3. Puede que no absorbamos todas sus calorías en el intestino puesto que tienen un alto contenido en fibra.

4. Por su efecto saciante. Tras consumir frutos secos dejamos de consumir otros alimentos que probablemente si engorden. Seguro que con esta información ya estás pensando en introducirlos a tu dieta ☺

Categorías

Últimas entradas

Síguenos en

Articulos relacionados

Blog Muévete - 29 enero, 2016
  Muchos de vosotros seguro que estáis pensando: “¡Por fin se han terminado las Navidades!” Y no es de...
Blog Calidad Alteza Celíacos - 23 marzo, 2016
  El yogur es un producto presente en todas las casas, para pequeños y mayores, naturales, azucarados, con sabores,...
Blog Celíacos - 30 marzo, 2016
  Si eres celíaco o convives con alguna persona que lo sea, ya sabes que no deben consumir determinados cereales...