Blog / Una Navidad ligera y sabrosa
22 marzo, 2016
Una Navidad ligera y sabrosa

Seguro que más de uno de vosotros ya está empezando a pensar en los menús de estos días festivos. Y es que la Navidad quizás sea la época del año en la que más ajetreo le damos a los fogones. Hay que prepararlo todo, nada puede quedar al azar. La familia y los amigos esperan, […]

Seguro que más de uno de vosotros ya está empezando a pensar en los menús de estos días festivos. Y es que la Navidad quizás sea la época del año en la que más ajetreo le damos a los fogones. Hay que prepararlo todo, nada puede quedar al azar. La familia y los amigos esperan, como cada año, esos platos tan ricos que preparamos con tanto cariño. Por eso te queremos ayudar un poco ofreciéndote unas sencillas recetas con las que dejarás a tus invitados con la boca abierta y que no te mantendrán maniatada a la cocina horas y horas.

Antes del plato principal deleitamos a nuestros invitados con unos aperitivos. A parte de las gambas, los canapés y los dátiles te vamos a mostrar cómo hacer unas almejas en salsa verde, ligeras, sabrosas y perfectas para un primer plato.

Almejas en salsa verde

Almejas a la marinera o en salsa verde

 

INGREDIENTES

Media cebolla
Medio kilo de almejas
Una cucharadita de harina
Perejil picado
Un chorrito de vino blanco

PREPARACIÓN

Cortar la cebolla muy pequeñita o rallarla y ponerla a sofreír a fuego lento con un poco de aceite de oliva. Cuando ya esté transparente echar una cucharada de harina y remover. Cuando la harina esté dorada, echar el perejil y las almejas y esperar a que se abran (previamente hay que lavarlas y desechar las que estén abiertas o no pesen) Con el caldo que sueltan se hace la salsa verde que espesa al llevar harina. Para finalizar podemos echar a las almejas un chorrito de vino blanco.
Truco: Hay quien para que las almejas suelten la tierra las dejan un buen rato en la nevera en la parte de bajo (0 grados) con agua y sal.

Llega el momento del plato estrella de la cena. Justamente, al ser una cena, mejor optar por pescado, ya que la carne se hace difícil de digerir por la noche. Así, aún guardaremos espacio en nuestro estómago para disfrutar de un poco de turrón y bizcocho navideño.

 

Lubina al horno con majado de ajo y perejil y acompañada de salsa holandesa

fish filet with vegetable

 

INGREDIENTES (para cuatro personas)

Una lubina hermosa
Dos dientes de ajo (o uno, si son grandes)
Perejil
Sal
Aceite de oliva
Dos rebanadas de pan frito

Para la salsa:
3 yemas
Zumo de medio limón
Sal
Pimienta negra
120 g. de mantequilla derretida

PREPARACIÓN

Precalentar el horno a 170º
Pedir al pescadero que separe los dos lomos de la lubina. Una vez en casa, limpiar un poco más con la hoja de un cuchillo, quitando alguna telilla que quede o alguna parte más fea.
Limpios los dos lomos, colocarlos sobre una tabla de madera con la piel pegada a la tabla. En un mortero poner los ajos, el perejil, la sal y las dos rebanadas de pan que habremos frito en una sartén con un poco de aceite de oliva. Machacar todo bien y cuando esté el majado listo, cubrir los lomos con él para que en el horno se forme una costra (la parte de la piel hacia abajo, cubrimos sólo la parte de carne blanca).
Meter al horno precalentado a 170º durante 10 minutos. Pasado el tiempo, sacar del horno para que no se seque.

Salsa:
Para hacer la salsa se ponen en el vaso de la batidora las tres yemas, la sal, el zumo y la pimienta e ir añadiendo poco a poco la mantequilla derretida caliente.
Emplatar una porción de lubina con costra con un poco de salsa holandesa caliente y adornada por una hoja de perejil fresco o tallos de cebollino.

Más cosas:
Elegimos la salsa holandesa porque al llevar el pescado un majado de ajo y perejil, aporta suficiente fuerza como para añadir otra salsa con ingredientes más fuertes o que disfracen el sabor del ingrediente principal que es la lubina.
Se puede utilizar cualquier otro pescado blanco, teniendo en cuenta las características propias para adaptar el tiempo de horno y la temperatura. En ese caso recomendamos dorada, rodaballo, merluza, pescadilla y bacalao.
El tamaño hermoso de la lubina nos dará una pista acerca de las raciones que deseamos conseguir; de cada lomo se sacan dos porciones, por lo que contaremos con cuatro de tamaño medio, una por comensal.

 

Fuentes: venalacocina.blogspot.com.es, libretaderecetas.blogspot.com.es

Categorías

Últimas entradas

Síguenos en

Articulos relacionados

Blog Cuídate - 22 marzo, 2016
  Las grasas o lípidos, que se obtienen de los alimentos vegetales o animales, son necesarias para nuestro cuerpo...
Blog Cuídate - 22 marzo, 2016
  De todos es conocido, que el consumo de frutas y otros vegetales ofrece numerosas ventajas para la salud.Dietistas...
Blog Recetas - 3 febrero, 2016
El buen tiempo ya está aquí y con él ha llegado el momento de cuidar nuestro organismo para llegar...